dimarts, 15 de maig de 2007

Antes un tío era punk y ahora se viste de punk

Avui a la pàgina 30 de La Vanguardia, secció "sociedad", apareixia aquest article firmat per MARICEL CHAVARRÍA i RAQUEL DEL RÍO (hola reich). Amb el títol "Antes un tío era punk y ahora se viste de punk" es transcriu una conversa sobre el punk actual: ho és , no ho és, és una moda sense sentit ni missatge, és incoherent amb la filosofia punk? De les ments de 5 joves amants de la música flueix un dialeg/discussió sobre el tema.


Quan m'ha caigut l'article a les mans m'ha sorprès. Però no m'extranyaria veure més articles sobre alguna d'aquestes persones -la majoria amics-. Molts volen viure de la musica i de diferents maneres persegueixen aquest somni. Agun fent bogeries, visquen al limit i dedicant totes les hores a fer el que vol amb o sense guitarra; alguna treballant a mil llocs, estudiant al conservatori, donant classes, estant per la familia i dedicant el temps que pot als amics. Altres no son tan extremistes però també tenen els seus somnis. Espero que els aconseguiu.



Article


Refleja inconformismo la tendencia a reivindicar el punk o es una moda guiada por el merchandising? Cinco jóvenes de veintipocos, amantes de la música, debaten sobre lo que se esconde tras los nuevos amagos de punk. Provocar, dicen, es hoy una quimera.

Sergio –Sid Vicious escupía a la gente y se te meaba encima en los conciertos. Eso ya no se ve. Hoy sólo provoca Leo Bassi.
M.ª Jesús –Era una bofetada que te daban para que despertases. Te hacían estar vivo.
Alf –Lo que pasa es que al final te gusta. Se te están meando encima y tú allí...
Sergio –Es verdad, es muy absurdo.
Guillermo –Antes era un fenómeno social y ahora hay muy poca gente que viva el punk.
Sergio –Ni el punk ha muerto ni resurge, porque lo de hoy no es punk.
Guillermo –Es una moda, gente que se pone una camiseta de los Ramones y pinchos, y al día siguiente una camiseta rosa.
Alf –Pero es que eso es ser punk
Sergio –¡Que va a ser punk! Una pija con una camiseta que pone punk girl sin saber de qué va no es punk. Ha ido al Bershka y le ha gustado, o lo lleva su amiga o le parece guay la falda muy corta a cuadros, pero no es punk, es una pija provocando.
M.ª Jesús –Es horrible que el sistema te venda camisetas antisistema. Te fabrican tu propia ideología. ¿Cómo se puede entume cer tanto el cerebro de la sociedad?
Guillermo –Y ¿qué diferencia hay entre una camiseta de los Ramones comprada en el Pull&Bear y una de una tienda de discos de no sé dónde? No hay ninguna.
M.ª Jesús –Quien se la compraba antes era alguien que vivía las cosas intensamente.
Santi –Hace 30 años se pasaba mal de verdad y hoy la media de gente de 20 es universitaria y vive de sus padres. Antes un tío era punk y ahora se viste de punk.
Sergio –El punk nace de una crisis. Se juntaban cuatro en un garaje y sin tener idea empezaban a tocar, sin discográfica. En aquel momento tenía sentido. El punk que hoy nos vende la MTV ya no es reivindicativo.
Alf –Pero es que una cosa es la música y otra la ideología. El punk de hoy es una mierda. Hoy Rancid o Sex Pistols suenan guarros y se ve a los Ramones como padres del punk.
Santi –Y son puta música surf.
Sergio –Es que el punk británico y el americano nacen juntos pero son distintos. El rollo del punk hoy es de la onda californiana, alegre, melódica: Ramones o Bad Religion. Los británicos les parecían unos amargados.
Guillermo –Pero la gente no se plantea eso cuando se pone una camiseta de Ramones.
Santi –Se ha masificado. Si antes pillaba a algún chaval con camiseta de los Manowar, le metía dos collejas y le enseñaba qué era, pero ahora no puedo, hay demasiados.
M.ªJesús–Una vez se vende toda esa estética punk prefabricada, ya no tiene sentido.
Santi –Es que el punk nunca se puede llevar con ropa prediseñada. Ni música ni reivindicación, su máxima era el háztelo tú mismo. El promotor de Sex Pistols tenía una tienda de intercambio de ropa usada.
Alf-Y los Sex Pistols eran su publicidad.
Santi –Yo antes intentaba mantener el doit yourself, coger cosas y no pagarlas.
Sergio –Eso es robar, Santi.
Santi –Es que en eso consiste la cosa, si no tienes dinero, te jodes y lo robas.
Sergio –En serio: se refiere al rollo de ropa de segunda mano o de hacerte tú la ropa.
Guillermo –Alf se recorta las camisetas y se hace agujeros estratégicos.
Sergio –No, eso es cosa de las polillas…
Alf –Sí, yo las crío, dejo que coman.
M.ª Jesús–A ver, hay una cosa que es pensar en el punk y querer ser coherente...
Santi –¡No; así estás dejando de ser punk!
M.ª Jesús –...y otra cosa es que surja en ti un sentimiento que es como muy naif, y tú eres punk, y eso dura lo que tenga que durar. Y se extinguirá a la que te vendas a una discográfica. Es el proceso natural del punk, porque ellos no pretendían ser punk.
Sergio –Claro, el God save the queen, con el que Sex Pistols se burlaban de la reina madre, lo presentaron en el Queen Elizabeth.
Guillermo –Eso a ellos no les importaba.
Sergio –Iban en plan somos muy chulos, lo hacemos a propósito, lo que queráis, pero se vendieron a la EMI. Sid Vicious fue el gran destructor del punk, su mayor deshonra.
M.ª Jesús –Pero a ver. Dudo que al punk le importe mucho la honra.
Alf –Es que no hace falta que vayas hecho una mierda: puedes llevar traje y ser punk.
Sergio –Si te sientes punk…
Alf –Es cuestión de actitud. Y no es el rollo no hay futuro. Lo hay, pero tienes que vivir el presente... igual mañana estás muerto.
Sergio –Lo que es absurdo es un niño de 20 de clase media, con la ropa rota haciendo el paripé y diciendo No future. Tranqui, si te quedas sin curro, tus papis te lo pagan todo.
Santi–Y si no, hay un Estado que se encarga de ti, una cárcel donde te darán de comer.
Alf –Es como lo de votar. No vas a votar porque tienes cosas más importantes que hacer, como salir de farra con los amigos.
Sergio –Ahí está, eso es ser punk, no preocuparte, vivir la vida. Si se politiza pierde sentido. Ellos querían reírse de los hippies, cambiar la onda, añadir violencia al sexo, drogas y R&R. Demasiados años de psicodelia, Warhol y paz y amor. Y estaban hasta las narices, pero no crearon nada, sólo expresaron lo que tenían: un problema de verdad. Hoy no tenemos guerra ni crisis petrolera.
Alf –A ver, si tuviéramos una crisis petrolera, a mí me sudaría el rabo, sinceramente.
Sergio –Porque tú estás en casa con tu guitarra, esperando a ser una estrella del rock.
Alf –El punk está ahí desde Jesucristo o Mozart... ellos eran punkies.
Guillermo –Jesucristo era hippy, del rollo peace&love.
Sergio –Eso, y te decía pon la otra mejilla.
Alf –Pues claro, la pongo si me da la gana.
Sergio –Pero si Jesucristo fuera punk no le habría dicho a nadie que la pusiera.
Santi –El punk es ahora una maniobra comercial que hay gente que la sigue.
Sergio –Son los okupas que se buscan la vida como pueden. Los punks de hoy.
M.ª Jesús –Y el éxito de The young ones es parte de lamoda. A los chavales les encanta porque no les atrae el mundo adulto. Todos queremos volver a ser niños... todos queremos ser punks. ¡Los niños son punks!
Guillermo–Pero vivir así siempre es imposible. Si no entras en el juego social, mueres.
Santi –Sólo hay que entrar hasta el punto de que puedas escapar de los manicomios.
Guillermo –Pero tus sueños ya han quedado destruidos.
Alf –Pero has luchado por intentar ser tú y eso es lo que importa.





Radio + not?es